I

Rogás al cielo
poder llegar a verlo
antes que te detengan.

II

Ponés cara de dolido
a las clases pisoteadas
por tu típico estilo.

III

Dormís tapado de abrigo
en la suite de lo prohibido.

IV

Rezás lo que cuelga del cuello
con pelotitas de moda.

V

Contás hasta diez
y mucho volvés
a rogar otra vez.

4 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Tremendo ese instante antes de la detención. Se abre un clima interno de angustia profunda.
En la suite de lo prohíbido, se me ocurre, debe estar todo permitido menos salir. Me hiciste pensar con estos cinco limpios y frescos poemas. Gracias.

Para la imagen de abajo tengo un aforismo un tanto socarrón que postee hace poco y me tomo el atrevimiento de pegar aquí porque quisiera compartirlo con vos y es este:

Los Amantes de Magritte abusan de la asepsia.

Buen blog, amigo, buenas letras.
Un abrazo.

FERNANDO LUCIANI dijo...

Gracias Máximo por tu buena onda y bienvenido .
Te agregué en mis links con tus musas ...

principio de incertidumbre dijo...

Las palabras llegan potentes cual saeta.

Me gusta sobre todo el I.

Un abrazo, fer.
:)

FERNANDO LUCIANI dijo...

Con la potencia Robin Hood?
Gracias por la incertidumbre, Lore.