Insight


No era el cuerpo
el que dolía ...