EL VIAJE
Oriol Vall, que se ocupa de los recién nacidos
en un hospital de Barcelona,
dice que el primer gesto humano es el abrazo.
Después de salir al mundo, al principio de sus días,
los bebés manotean,
como buscando a alguien.
Otros médicos, que se ocupan de los ya vividos,
dicen que los viejos, al fin de sus días,
mueren queriendo alzar los brazos.
Y así es la cosa, por muchas vueltas
que le demos al asunto,
y por muchas palabras que le pongamos.
A eso, así de simple, se reduce todo:
entre dos aleteos, sin más explicación, transcurre el viaje.
Eduardo Galeano

4 comentarios:

Vero dijo...

Es que no debe haber nada mas completo y abrigado que un abrazo sincero... ¡y cuánto escasea a veces!!!
Excelente texto Fernando, un grande Galeano.

Un abrazo.

FERNANDO LUCIANI dijo...

y sí, vero. Completo y abrigada es la sinceridad, de hecho.

Otro abrazo (qué paradoja no?)

Natalia Molina dijo...

Paradoja, no. Realidad sincera.

Abrazos necesarios porque sí. Abrazos sin un fin más que...

FERNANDO LUCIANI dijo...

Fluir ...más que
fluir