Confesiones de Aznar

Confesiones de invierno
Me echó de su cuarto gritándome:
"no tienes profesión"
Tuve que enfrentarme a mi condición,
En invierno no hay sol
Y aunque digan que va ser muy fácil
Es muy duro poder mejorar
Hace frío y me falta un abrigo
Y me pesa el hambre de esperar...
Quién me dará algo para fumar
O casa en que vivir?
Sé que entre las calles debes estar
Pero no se partir.
Y la radio nos confunde a todos
Sin dinero la pasaré mal,
Si se comen mi carne los lobos
No podré robarles la mitad.
Dios es empleado en un mostrador
Da para recibir
Quién me dará un crédito, mi señor?
Solo se sonreir.
Y tal vez esperé demasiado,
Quisiera que estuviera aquí
Cerrarán la puerta de este infierno
Y es posible que me quiera ir.
Conseguí licor y me emborraché
En el baño de un bar.
Fui a dar a la calle de un puntapié
Y me sentí muy mal.
Y si bien yo nunca había bebido
En la cárcel tuve que acabar,
La fianza la pagó un amigo,
Las heridas son del oficial.
Hace cuatro años que estoy aquí
Y no quiero salir.
Ya no paso frío y soy feliz
Mi cuarto da al jardín.
Y aunque a veces me acuerdo de ella
(dibujé su cara en la pared)
Solamente muero los domingos
Y los lunes ya me siento bien...
Charly García

1 comentario:

Palbo dijo...

Cuento breve:

Mr. Firglebinkle me pidió que le cuide la casa hasta que regrese. Me dio un manojo de llaves y me advirtió: nunca utilices la llave dorada, nunca abras la puerta trasera. Cuando volvió, le devolví las llaves intactas.