Cada domingo
la familia capital
cuenta ladrillos.


Junta cartones
con la patente a cuesta
de cada hijo.


Juguetes nuevos
miran en la vidriera
llorando se van.


Cae la noche
los negocios del hombre
tiran patadas.

6 comentarios:

el espacio real dijo...

...su poder de síntesis es asombrosos amigo...


...su poesía es exquisita (o sea, para los sabados a la tarde)...

...un abrazo real...

FERNANDO LUCIANI dijo...

Muchas gracias amigo !!!, y buen provecho .

Diego Planisich dijo...

Hace tiempo no pasaba, y como le dije a alguien hace un rato, sublime el sueño que me dejó ( o me lo dijeron?), claro, al volver a leer tus líneas. Saludos.


Suspiro...

FERNANDO LUCIANI dijo...

Gracias Diego, y sólo espero no provocar pesadillas ...

tan versátil como acústica dijo...

se remata con la imagen de la patada.

FERNANDO LUCIANI dijo...

Hola Andrea. Es un remate con el cuerpo ...hacia otro cuerpo ...