Lo que el vinilo se llevó


En el setenta y tres
las mañanitas eran de Pipo Pescador
después Margarito Tereré bailaba chamamé
junto a la gaseosa con envase de vidrio
y la púa rugía crrgggggg crrggggg
Cafrune y Atahualpa
escondidos asomaban en la casa del tío
con el winco portátil
junto a la damajuana con envase de vidrio...
Las chicas de Abba entonaban "Puedes escuchar Fernando" ...
y las asentía
y yo cantaba esa de "El toto es un artista" de Boca campeón ...
y la cancha tapa tapaba
todo desastre organizado
mientras las bravas barras
empapeladas con borceguíes
marchaban marchaban
mataban mataban
a los vivos
y al vinilo ...

3 comentarios:

Natalia Molina dijo...

la realidad inventada de cada día, en esas huellas esnifadas para sobrevivir? tal vez. me gustó el poema "Ay".


Y este, que me trae a Margarito Tereré de nuevo al recuerdo, mi ídolo de la infancia (será que mi parte de sangre correntina se sintió identificada con el chamamé?), junto a Heidy (acá no median explicaciones sanguíneas, ya que Besaravia no tiene mucho que ver con los alpes suizos...), el vinilo crashh crggggg, ver a mi madre enterrar libros en la base de un pino, los papelitos en la vereda con el canalla mundial 78, tenía 5 años, qué iba a saber de qué los milicos estaban matando y torturando, aunque tenga el recuerdo de los libros bajo tierra... no me olvido más de la vieja Legrand en sus almuerzos con un peinado de trenzas en la coronilla y las rosas rococó rosadas (decía que eran rosadas, pero veíamos tele en blanco y negro), anunciando que habíamos ganado el mundial y que viva la patria...
Pavada de décadas en las que vivimos nuestra infancia, 70´ y parte del 80´ ufffffff

FERNANDO LUCIANI dijo...

Uy !!! qué imagen esa la de los libros bajo tierra !!!!

Los libros de la buena memoria ...

Quemado dijo...

BUena música, me voy a comprar un pasadiscos