Pasajera (poema de Mauro A. Fernández)

Ella está puesta en una canción de charly.

En las canciones esas, ahí

se pone cantada

y al pibe lo deja sin dientes,

sin boca, al aire,

entre la ventana del noveno y nada,

lejos de la pileta

que él se muerde

la caída en la lengua, mira

el rectángulo azul abajo

cada vez

menos abajo.

Y a dormir en ese olor a purgatorio

asqueroso

siempre de los aeropuertos,

olor

en la cama quemada

olor a cables y cosas pegadas

con cinta para hacer música

o pintura rápida contra todo

en aerosol.

Como si se pudiera decir y pegar

un amor real

a la pared

o al aire.



Extacto del micro radial "Ambrosía", a cargo de Santiago Pueblas y Natalia Molina, en Fm de la Ventana.

6 comentarios:

Natalia Molina dijo...

Fernando! Gracias! totales!
Por subir Ambrosía, el micro que hacemos con Santiago Pueblas en Fm de la Ventana, por primera vez a internet (yo no sé cómo se hace...ya aprenderé).
un abrazo y gracias de nuevo

el espacio real dijo...

...debo agregar que no sólo sube ambrosía a internet, también nos la hace escuchar un nuestro recreo de los sábados, como fuente de inspiración...


;)

Verónica Cento dijo...

Buenísimo Nati-
Tenés que subir más a Ambrosía.

besotes

Mauro A Fernandez dijo...

gracias fernando, gracias nati, esas cosas.

luego, y de paso, pego aquí la versión como quedó masomenos finalmente de estos versos, que al final se llaman "aeropuerto".
en particular, quisiera decir que la versificación es distinta de la transcripta en el post (perdón por la molestia, pero vieron cómo son estas cosas), y que nunca he centrado los versos, por razones que sería medio largo de explicar.
gracias again.

Aeropuerto
Está puesta en una canción de charly. En
las canciones esas, ahí
se pone cantada. Y al pibe lo deja
sin dientes, al aire, sin boca,
entre la ventana del noveno y nada,
lejos de la pileta. El charly baja y se muerde
la caída en la lengua, mira
el rectángulo azul cada vez menos
abajo. Y entonces a dormir en ese olor
a purgatorio asqueroso siempre
de los aeropuertos, olor
en la cama quemada, olor
a cables y cosas pegadas
con cinta, música rápida contra todo
en aerosol. Como si se pudiera decir
y pegar un amor real a la pared o al aire

FERNANDO LUCIANI dijo...

Ayyyyy, profeeee....
y pensar que me tomé la molestia porque lo hablado era distinto a lo "posteado" en el blog de Natalia!
Aprovecho para saludarte por tu aparición, Mauro. Me gustó el poema (en las dos versiones). Por está aquí. Y el ensamble con la música también.
Ya sé cómo son estas cosas ...Vos mismo te encargaste de machacarlas! y te lo agradezco. Los
cor
tes
son
los
cor
tes

Natalia Molina dijo...

Permiso, Fernando, pego acá el post que hice en mi blog aclarando acerca de las versiones del poema de Mauro:

"No me hago responsable por los cambios que la enfermedad de la escritura produzca en los poemas de otros." Me dijo Mauro Fernández que responda, ante mi reclamo de las distintas versiones del poema suyo, y que la gente que lo escuchara en el micro no iba a pensar que el lo había reescrito, sino que yo me había equivocado. Y tiene razón, ni pienso hacerme cargo, bah...!

La que van a escuchar en el micro radial que subió Fernando a su blog, es una de las primeras, y se llamaba "Pasajera". La que van a leer en mi blog (entre las etiquetas figura el autor mencionado) es la última (creo...) y se llama "Aeropuerto".
El micro fue grabado antes de las reescrituras.

Y ya está más que aclarado el asunto. Fernández es un escritor reescribidor en estado permanente.